jueves, 17 de marzo de 2016

El apellido - Abel Maas



Ya estoy cansado de entrar a los ministerios o a las comisarías y cuando me preguntan el apellido y hablo, dicen: ¿cómo?, cual si hubieran escuchado Niebieskikwiat. Estoy seguro que si les dijera Niebieskikwiat no se asustarían tanto. Y después insisten, confundidos: ¿max?, ¿has?, ¿jass?, ¿así, con dos eses?
La próxima vez que me pregunten cómo me llamo voy a decirles Abel Mascondosa, como le pasó a mi tío Noli cuando solito se fue a vivir al geriátrico y permitió que lo anoten de ese modo, porque ya estaba cansado. Era el cuarto que visitaba y se quedó en ese, que tenía el jardín más lindo. Como todos nosotros, relataba de esa manera su apellido pero fue el único al que le tocó un empleado que escribió de corrido.
Se llamaba Noel Salomón y cuando nací le puse Noli, era el menor de los hermanitos y le decían “el turco”, porque tenía pinta de turco. Es la estrella que alumbra mi camino, en eso y en otras cosas.

Acerca del autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada