lunes, 14 de marzo de 2016

Abejas y luciérnagas - Paula Duncan

 

Hace miles de horas que la rutina diaria se le esta haciendo insospechadamente hostil; camina los bordes de los días agotándose, inmóvil, opaca, casi sin voz; conversa consigo misma y no se responde dejándose con la palabra a flor de piel. Su garganta es el refugio de miles de abejas dejando el aguijón todas a un tiempo con un oscuro zumbido, el mundo se ha posado entre sus escápulas, agotado ya el límite de sus fuerzas sube hasta el último peldaño y sale a mirar los techos del barrio, mira, viendo el maravilloso espectáculo, se sienta un momento y siente la necesidad de gritar, llena de aire su diafragma abre la boca y sin sonido salen todas las palabras nunca dichas; la paz ha vuelto a su cuerpo íntimo, antes de bajar se toma un momento para ver que las abejas de su garganta se han convertido en luciérnagas multicolores; ahora ya puede retirarse; el mundo continúa su derrotero y ella ahora se siente algo más incluida; las luciérnagas le iluminan el camino de regreso.

Acerca de la autora:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada