miércoles, 16 de diciembre de 2015

Saber qué putas vendrá del cielo - Daniel Frini


El profeta esperó, con la convicción de saber que todo estaba hecho, el rebaño preparado, los sacrificios completos y las rogativas pronunciadas. El sol del amanecer del último día coloreó las nieves de las montañas lejanas. 
Se sentó en el suelo de la terraza y se sirvió una copa de un pinot blanc, cosecha dos mil. El libro le había hablado diciéndole que sería tal y cómo estaba ocurriendo. Sonrió y suspiró. Todo estaba perfecto.
Bajó la vista y su rostro palideció. El profeta lloró al ver una mosca en su copa de vino.

Acerca del autor: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada