jueves, 24 de diciembre de 2015

Rocas - Eduardo Abel Gimenez



Las rocas, más altas que el barco, esperan que un golpe oportuno del mar les permita destrozar el casco de madera. Pero el barco se mece con suavidad, como dormido, a pocos metros. El mar está quieto, no hay viento, el cielo es azul. Durante la noche, hartas, las rocas levantan los pies del fondo y van a la carga.

Acerca del autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada