viernes, 26 de febrero de 2016

Un gran invento poco valorado – Sergio Gaut vel Hartman


La virgen María se le apareció a la futura santa Bernadette Soubirous en Lourdes y le confió un mensaje trascendente. Bernadette le refirió las palabras de la virgen al párroco de Lourdes, el padre Peyramale, y este habló con el anciano obispo de Tarbes, quien luego de consultar con el Vaticano armó una comisión investigadora. Los hechos llegaron a conocimiento del papa, Pío IX, amigo dilecto del Señor. En sus plegarias, el Sumo Pontífice le confió a Jesucristo lo que la virgen le había dicho a Bernadette y el Salvador, inclinándose hacia su madre, comentó:
—¿Sabés una cosa, viejita?, acabás de inventar el teléfono descompuesto.

Acerca del autor:
Sergio Gaut vel Hartman

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada