jueves, 29 de octubre de 2015

Clonandino - Adriana Alarco de Zadra


La clonación en estos últimos años ha avanzado a pasos agigantados. El Laboratorio Clonandino se especializa, no solamente en clonar animales para mejorar las razas y producir sanos y fuertes ejemplares de caballos, carneros, cerdos, conejos y gallinas para uso y consumo de la población, sino también otras avanzadas, modernas e inusitadas investigaciones.
Estamos orgullosos de contar con ameritados científicos que prosiguen con dedicación y esfuerzo los estudios para clonar especies en vías de extinción, como son la chinchilla, el ronsoco y la vizcacha entre los mamíferos de la zona, el caimán, la iguana y la tortuga entre los reptiles y la gallareta, el ñandú, el paujil y el zambullidor entre las aves.
Clonandino también ha tenido el acierto empresarial y humanitario de clonar miembros para los discapacitados. Se ha podido insertar un ojo en la órbita visual de un paciente, desgraciadamente tuerto de nacimiento, quien ha quedado perfectamente sano, con una vista excelente en ambos ojos, uno de ellos clonado. Estimulados por el éxito de dicha operación se han empezado las investigaciones para hacer crecer piernas a quienes las han perdido, y también brazos. No se ha discutido aún, en el afamado laboratorio, la posibilidad de clonar cabezas porque todavía no está al alcance de los progresos que se han hecho hasta hoy, como ha explicado uno de los eximios científicos de dicha institución. Sin embargo, creemos que no está lejano el día en que se pueda perfeccionar la ciencia de la clonación de miembros individuales en los seres humanos y que se puedan clonar así todas las partes del cuerpo humano.
Últimamente, según ha explicado a la prensa el enviado especial del Laboratorio Clonandino, los científicos se están dedicando con empeño al desarrollo e investigación de la clonación del miembro masculino para quienes lo han perdido accidentalmente o, a causa de su avanzada edad u otros incidentes, no le funcione debidamente. Se ha ejecutado, con gran éxito también, el implante del órgano, pero se está estudiando la forma de hacer posible el crecimiento individual del miembro en el cuerpo humano. Todo ello está descrito minuciosamente el libro que acaba de terminar el Dr. Néfast, gran cirujano de la institución.
A esta investigación no se le ha dado aún la debida publicidad pues existen algunos puntos y pautas en los cuales los científicos no se han puesto de acuerdo. Sobretodo por la incesante indiscreción de los miembros de la entidad llamada Dediconin, que salvaguarda los Derechos de los Discapacitados que sirven como conejillos de Indias en los experimentos del Laboratorio Clonandino. Por esa razón, se ha dado prioridad al análisis de los hechos. Aún se está tratando de develar el misterio que rodea la desaparición de algunos pacientes, de los cuales no se halla el paradero desde hace ya un par de meses, y no se han podido encontrar huellas de lo sucedido.
El familiar de uno de los desaparecidos ha informado a Dediconin, que Clonandino ha practicado experimentos prohibidos con varios pacientes, entre ellos su anciano padre, pero aún no existen las pruebas de sus acusaciones. Los científicos han descartado como ridículas las elucubraciones de la persona en cuestión. Según el señor Perico de los Palotes, persona que ha iniciado la gestión en contra del laboratorio, las personas desaparecidas han muerto. Su explicación es que, siendo alérgicas a las sustancias inyectadas en los pacientes para producir la clonación individual de partes del cuerpo humano, el Laboratorio Clonandino se ha visto en la necesidad de deshacerse de dichos pacientes por lo que probablemente están muertos y enterrados. Está armando un gran alboroto porque asegura que a causa de la expectativa que se levantó al enterarse la prensa de tan extrañas manipulaciones para volver más varoniles a las personas, la fatalidad se había ensañado contra esas pobres criaturas usadas para los experimentos fatídicos.
Como en una película de horror, está azuzando a la gente para que asalten el prestigiado Laboratorio Clonandino y tumben las paredes del sótano detrás de las cuales se habrían enterrado los cuerpos monstruosos y distorsionados de los pacientes usados en dichos experimentos y manipulaciones. Asegura que durante una visita vio un cuerpo que poseía dos cabezas sobre un mismo tronco, y otro a quien le creció un ojo en la frente en vez de crecerle en la orbita visual. También tiene la pretensión de haber visto con sus propios ojos a su anciano padre a quien le habría crecido un tercer brazo en la zona inguinal en vez del miembro varonil.
Imaginarse esos seres deformes debe ser producto solamente de una fantasía enfermiza y corrupta. Por lo cual, en vista de tan alocadas e inverosímiles historias, se ha decidido poner fin a la cruenta especulación malvada y feroz, y encerrar a don Perico de los Palotes en el manicomio de la ciudad más cercana. El Laboratorio Clonandino seguirá estudiando, experimentando y llenándonos de orgullo patriótico, según lo que ha dictaminado el Juez de Primera Instancia. La entidad Dediconin ha declarado que no cejará en su empeño y seguirá sus investigaciones para defender los Derechos de los Discapacitados usados como conejillos de Indias.

Acerca de la autora:
Adriana Alarco de Zadra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada