miércoles, 29 de julio de 2015

Teorema de los infinitos monos - Daniel Frini


—Tenía que ocurrir. Algún día tenía que ocurrir —dijo Tarzán, mientras se quitaba los lentes con marco de carey, y dejaba el Ulysses de Joyce sobre sus rodillas.
A lo lejos, el tam-tam de los monos, transmitía en morse: “Entre corazón y ojos mi alianza está acordada…”; el primer verso del soneto cuarenta y siete de William Shakespeare.

Acerca del autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada