sábado, 25 de julio de 2015

Para ¿joda? – Héctor Ranea


El tipo nos sorprendía siempre que iba. A todos nos daba la sensación de que, entonces, para él la clase de gimnasia pasaba más rápido. Hasta que confesó que ya tenía desarrollada la máquina de bolsillo y que más de diez minutos de rehabilitación cardiaca él no aguantaba. Después me enteré: el vivillo era H. G. Wells.

Acerca del autor:
Héctor Ranea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada