sábado, 19 de septiembre de 2015

Bella - Leonardo Killian


Luego de años de dormir en lo más profundo del bosque, Bella despertó sintiendo que algo pegajoso y hediondo le tocaba los labios.
Se levantó de un salto y comprobó con repugnancia infinita que quien la lamía era un escuerzo de ojos saltones. El monstruoso animal parecía sonreírle.
Asqueada y furiosa, Bella lo pateó hasta matarlo.
Reventado contra un viejo ciprés, el príncipe encantado murió sin conocer el amor.
Bella, en cambio, se casaría más tarde con un plebeyo. Un leñador alcohólico y violento que le dio una existencia infeliz y desgraciada.
Fue el amor que conoció.

Acerca del autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada